Actuemos para que las palabras se conviertan en hechos, hablemos de participación ciudadana logrando que el vecindario se implique y haga suyas las acciones públicas, digamos que somos transparentes y hagamos que las instituciones sean claras, concisas y atractivas para quienes las tratan cada día.

Logremos la igualdad en nuestros ayuntamientos y en nuestras ciudades, trabajemos por unas mismas oportunidades reales para la ciudadanía. Incluyamos a todas las personas que representamos en lo que hacemos y expresamos en los medios.

Impliquemos a la gente en el diseño y en la implementación de todas las planificaciones estratégicas que realizamos, legitimemos nuestra gestión con sus aportaciones. Quitémonos los complejos, la mejor acción pública es aquella que se fundamenta fuera de las cuatro paredes de la administración.

No se trata de hacer las cosas para la gente, se trata de hacer las cosas con la gente. Si el tejido social participa y nos conoce bien, si se tiene en cuenta su opinión y se siente integrado en todo lo que hacemos, entonces estaremos hablando de una gobernanza ejemplar: de buen gobierno prosumidor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *