Entradas

Hubo una época en la que no se podía hablar ni hacer, otra en la que se podía hablar pero no hacer y otra en la que estamos hablando y haciendo que las cosas pasen.

La población de Tavernes Blanques con un plan municipal, la localidad de Benaguasil con un plan interno de igualdad o la empresa pública PDM Altea con un plan organizacional, son tres ejemplos de todas las administraciones locales y organizaciones con las que hemos trabajado y que vencen las resistencias implementando las iniciativas igualitarias que se diseñaron.

Seguimos a su lado, con un gran equipo profesional, acreditado y especializado en igualdad, con el que desarrollamos las acciones administrativas, participativas, formativas y toda la parte creativa, informativa o audiovisual que requieren sus planificaciones estratégicas.

Tenemos clara una idea: hacemos las cosas para que se hagan realidad y poder contarlas, de la mano de la ciudadanía y dando el protagonismo a todas las personas que suman sus ganas contra la desigualdad. Porque el secreto es ese, deslegitimar las conductas machistas y la violencia de género colectivamente, dejando claro que no hay espacio para quienes rechazan una sociedad inclusiva y diversa.

#Igualdad #Sororidad #Inclusión #Diversidad #Estrategia

En los últimos meses hemos realizado los planes de igualdad internos de dos poblaciones de la comarca de los Serranos, Benagéber y Titaguas, y otro en una población del Camp de Túria, Marines (Comunidad Valenciana).

A pesar de sus diferencias sociodemográficas, las administraciones locales de estas tres poblaciones de entre 200 y 2.000 habitantes se podrían comprender relativamente como limitadas, lo que repercute en una escasa plantilla laboral que condiciona el diseño e implementación de las medidas de igualdad.

El factor rural, con todas sus ventajas y atractivos, puede añadir sin embargo particularidades al ámbito de la igualdad, ciertas resistencias asociadas a algunos procederes locales: tradiciones, estereotipos y roles que se resisten al cambio y que, en ocasiones, prejuzgan algunos comportamientos contemporáneos que facilitan la inclusión, la diversidad o la sororidad entre otros conceptos con los que vamos ganando espacios.

Aunque es en su dimensión administrativa donde más diferencias estructurales podemos encontrar. La conciliación personal, familiar y laboral, garantizar la paridad, la promoción interdepartamental, la oferta formativa o las oportunidades que hay en el mismo acceso a la ocupación, son cuestiones que exigen un tratamiento concreto que aporte soluciones efectivas y factibles para el número real de personas y su propia organización en estos ayuntamientos.

Hablamos de lo mismo: de igualdad, pero cambian las estrategias según estamos trabajando en grandes ciudades, poblaciones rurales, empresas o administraciones públicas. Las acciones resultantes deben adaptarse a las especificidades de cada planificación igualitaria.

#Igualdad #Sororidad #Inclusión #Diversidad

 

 

Los estereotipos de género son construcciones sociales que acaban en prejuicios sexistas y que presuponen y condicionan los roles que cada persona desarrolla en sus vidas.

La desigualdad se asienta sobre esas falsas creencias, que actúan como verdaderas resistencias para que mujeres y hombres puedan alcanzar de la misma manera, independientemente de sus propias identidades, las expectativas vitales que se merecen.

Con la campaña COSAS DE HOMBRES el ayuntamiento de Massamagrell combate la desigualdad con el apoyo de su vecindario, mostrando escenas cotidianas de algunos hombres que hacen lo que el machismo no espera de ellos.

Y tú ¿haces las cosas sin esas limitaciones que tanto te impiden y excluyen?

 

Este 25 de Noviembre ha empezado la ruta DONA LA CARA, una iniciativa participativa que implica a toda la ciudadanía en la lucha contra la violencia machista.

Porque es necesario deslegitimar las conductas agresivas colectivamente, mostrando el rechazo social a las mismas de una forma contundente, compartida y sin paliativos.

Con esta campaña se informa, conciencia, sensibiliza y motiva a la acción, porque hay muchas violencias contra las mujeres y debemos denunciarlas públicamente, actuar con firmeza para frenar esta extrema resistencia a la igualdad.

Está pasando en Altea, Benaguasil, Vilamarxant…; muchos ayuntamientos están sumándose con centenares de personas que dan su cara para condenar, frenar y acabar con la violencia machista.

¿Tu ciudad DONA la cara?

 

Queremos ciudades más inclusivas, diversas e igualitarias y se puede conseguir. ¿Cómo? con políticas públicas de igualdad eficaces. Estamos logrando que las cosas pasen.

Con Planes de Igualdad Internos (ayuntamientos) que acaban mejorando sustancialmente las administraciones locales y las convierten en un ejemplo a seguir para la ciudadanía que representan.

Con Planes de Igualdad Externos (municipales) que encuentran las especificidades de cada ciudad, los matices diferenciales y los objetivos a alcanzar, con la participación ciudadana como fundamento para el diseño de cada acción.

Con Implementación de Acciones de Igualdad y Contra la Violencia de Género temáticas, innovadoras, colaborativas y con empatía social, logrando que se sumen personas, asociaciones y empresas para lograr una sociedad más justa, sorora y sin resistencias a la igualdad.

Palabras clave: puntos violeta, diagnóstico igualdad, formación inclusiva, talleres coeducativos, música igualitaria, empoderamiento femenino, comunicación inclusiva, sensibilización social, urbanismo inclusivo, inserción laboral, guías igualitarias, prevención contraviolencia, publicidad audiovisual, cláusulas igualitarias, diversidad funcional, observatorios igualdad, evaluación igualdad, impacto de género, agente igualdad, campañas gráficas, buenas prácticas, medidas conciliación, legislación igualitaria, observatorio lgtbi, corresponsabilidad familiar, protocolo actuación, mediación igualitaria, auditoria inclusiva, informe resultados y todo lo que necesitas con un gran equipo multidisciplinar y experto en políticas de igualdad.

Los Puntos Violeta son espacios seguros donde se informa al vecindario de las diferentes tipologías de violencia machista y de género, cómo identificarlas y de qué manera se puede proceder en caso de sufrirlas o presenciarlas.

Son lugares de concienciación y sensibilización para la ciudadanía, desde los que se trabaja para que todo el mundo pueda disfrutar las fiestas por igual y nada justifique una actitud o agresión sexista.

Junto a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, los Puntos Violeta contribuyen a prevenir los comportamientos violentos y se esfuerzan para que los actos festivos se puedan vivir con respeto, alegría y en libertad.

Los #PuntosVioletaActivos añaden motivación y una notable participación ciudadana, teniendo como objetivo la deslegitimación de la violencia machista con una adhesión social masiva en favor de la igualdad de mujeres y hombres.

 

 

La verdad es que escuchamos muchas cosas en los medios de comunicación sobre el lenguaje inclusivo, en la mayoría de las ocasiones con argumentos o críticas que no se ajustan demasiado a la realidad.

Y lo cierto es que, además de las razones de justicia social en la que se asienta la reivindicación de su uso, también hay una perspectiva utilitaria que no se comenta tanto y vale la pena recordar.

Principio básico persuasivo para cualquier empresa o institución: no hay nada mejor que dirigirse a todo el mundo por igual en tu comunicación, que todo aquello que digas incluya a todas las personas a las que te refieres, sin prescindir de nadie cuando te expresas.

Mujeres y hombres, LGTBI y diversidad funcional, familiar y social, no hay más. Deconstruye el lenguaje tal y como te lo enseñaron y mejóralo, no se trata de poner “alumnos” en masculino genérico, pero tampoco “alumn@s”, “alumnxs”, “alumn=s”, ni cosas así. Se trata de poner “alumnado” y de escribir como siempre usando las palabras que tenemos en el diccionario, pero dándole la vuelta para que nadie se quede fuera.

«Ciudadanía» en lugar de «ciudadanos», «profesorado» en lugar de «profesores», «para el vecindario» en lugar de «para los vecinos», «date prisa que se acaban» en lugar de «corre que se acaban», «quienes estéis» en lugar de «los que estéis» leyendo esto ahora. Tenemos palabras de sobra para decir lo mismo de una manera que nos conviene más.

Piénsalo, mejor que toda la gente a la que te interesa llegar se de por aludida ¿no?

Actuemos para que las palabras se conviertan en hechos, hablemos de participación ciudadana logrando que el vecindario se implique y haga suyas las acciones públicas, digamos que somos transparentes y hagamos que las instituciones sean claras, concisas y atractivas para quienes las tratan cada día.

Logremos la igualdad en nuestros ayuntamientos y en nuestras ciudades, trabajemos por unas mismas oportunidades reales para la ciudadanía. Incluyamos a todas las personas que representamos en lo que hacemos y expresamos en los medios.

Impliquemos a la gente en el diseño y en la implementación de todas las planificaciones estratégicas que realizamos, legitimemos nuestra gestión con sus aportaciones. Quitémonos los complejos, la mejor acción pública es aquella que se fundamenta fuera de las cuatro paredes de la administración.

No se trata de hacer las cosas para la gente, se trata de hacer las cosas con la gente. Si el tejido social participa y nos conoce bien, si se tiene en cuenta su opinión y se siente integrado en todo lo que hacemos, entonces estaremos hablando de una gobernanza ejemplar: de buen gobierno prosumidor.